Qué ver en Donostia

DONOSTIA – SAN SEBASTIÁN **

donosti_concha

Bahía de la Concha, Donostia

Empezamos su visita en un lado de su magnífica Bahía de la Concha **, estamos en la playa de la Concha en los jardines Alderdi Eder encabezado por el Ayuntamiento, un edificio con una preciosa fachada.

Detrás de esto está la parte vieja y su puerto, adentrémonos en sus calles.

Pasamos por la plaza de la Constitución, el ambiente de bares es único, con sus famosos pinchos, te invito a que tomes algo en varios locales y comas algún pincho en ellos, los hay autenticas delicias.

Pasamos por la iglesia de San Vicente del siglo XVI, posiblemente el templo más antiguo de la ciudad.

Su museo reformado

Detrás de esta visita esta el museo San Telmo * recientemente reformado era el antigua convento de frailes de los Dominicos, en su interior contiene el desarrollo de la vida vasca, también una buena colección de pinturas (el Greco, Rubens, etc).

Nos vamos por la calle 31 de Agosto de las más típicas del casco, junto a la plaza de la Trinidad, hasta llegar a la basílica de Santa María del siglo XVI, fue muy afectada por la explosión del castillo y se empezó a reconstruir en el siglo XVIII, en la portada hay una escultura de San Sebastián patrono de la ciudad.

donosti_igeldo

Monte Igeldo, Donostia

De aquí ya podemos bajar al puerto por la puerta del Mar un pequeño arco del triunfo que accedes al puerto, donde podemos visitar el museo Naval y el Aquarium, merece la pena su visita.

Desde aquí se hacen salidas a la bahía y la isla de Santa Clara que es la que está en medio de la bahía, yo no lo hice pero os puede interesar.

Y empezamos a bordear lo que es el monte Urgull * que protege a toda la parte vieja, de esta manera vamos adentrándonos al mar cantábrico.

Aquí pasaremos por el cementerio de los Ingleses, reposan aquí los ingleses que murieron en la guerra Carlista, luego es un recinto militar.

Subimos a la cima del monte Urgull donde la vista es muy buena y visitamos el Castillo de la Mota, coronado por la estatua del Sagrado Corazón fue mandado construirlo en el siglo XVII por el rey Sancho el Mayor de Navarra.

Dentro del castillo hay un pequeño museo de su historia, su entrada es gratuita.

Bordeamos totalmente el monte hasta encontrarnos con la desembocadura del río Urumea, lo cruzamos por el precioso puente de Zurriola.

Aquí mismo se encuentra el modernísimo Kursaal *, un palacio de congresos y auditorio de la ciudad al lado mismo de la playa de Zurriola construido por el arquitecto Rafael Moneo.

El resto del paseo lo completa la playa de Gros, que no tiene tanta fama pero que está muy bien.

En el alma de su Festival de Cine

Volvemos hacia atrás pero pasamos por el otro puente más al interior del río Urumea el de Santa Catalina de estilo neoclásico, a este lado se encuentra el teatro Victoria Eugenia * tan visto en su famoso festival internacional de cine.

En un pequeño parque al lado se alza una estatua del Almirante Don Antonio de Oquendo nacido en San Sebastián.

Vamos andando ya por calles más modernas hasta llegar a la catedral del Buen Pastor realizada a finales del siglo XIX con piedra de la cantera del monte Igueldo, con unas bonitas vidrieras flanqueada por su gran y torre.

Directamente vamos al centro de la playa de la concha donde está la Perla del Océano que es un spa.

Hemos visto gran parte de la ciudad, debemos ir al otro lado de la concha, bueno sería coger el coche y desplazarnos a la otra esquina de la bahía en la llamada playa de Ondarreta, porque ya empieza a ser lejano el recorrido que hay que hacer.

Pasamos con el coche por el palacio de Miramar ** sobre el que se divisa la bahía en dos partes, fue la residencia de verano de los monarcas españoles, actualmente es la escuela de música.

Ya nos vamos directamente al final de la playa Ondarreta, en un pequeño paseo al final se encuentra el conjunto escultórico Peine de los Vientos, esculturas de hierro incrustadas en la roca del escultor Eduardo Chillida, se ha convertido en el emblema de la ciudad.

En el suelo hay unos agujeros por los que sale el agua de la mar cuando rompe la ola en el muelle, con solo un poco de oleaje lo ves.

En invierno lo suelen cerrar a veces por lo peligroso que resulta por la mar brava.

Estamos a las faldas del monte Igueldo **, lo podemos subir con el coche pero yo recomiendo que cojamos el funicular que esta a los pies del monte, merece la pena, pues mientras subes empiezas a ver la espectacular bahía de la Concha.

Ya arriba tienes la foto de tus sueños con la mejor vista que hayas visto, es maravilloso, encima estamos en el final de la visita así disfrutas más de lo visto.

Aquí hay un pequeño parque de atracciones, y en lo más alto se encuentra el faro de Igueldo.

Esto es el remate perfecto de un gran día de visita.

Todo lo que hemos visto lo hacemos en un día completo, ves que es una ciudad muy bella con su parte antigua y su bella bahía.

Ver Plano Turístico de Donostia